Bloguía

2 abril, 2018

Terapias para pequeños con autismo

LFT. Ana Karen Molina Carrazco Rehabilitador AFYCC
Terapias para pequeños con autismo

El autismo es un trastorno que afecta la interacción social, las habilidades motoras, la capacidad de lenguaje, la conducta y la vinculación humana y social, así como la capacidad para comprender y ordenar el entorno y todos los estímulos que se reciben de él.

Por lo general, un niño(a) con autismo presenta trastornos sensoriales y en el desarrollo psicomotor que pueden pasar desapercibidos. Para ellos su rehabilitación debe ser a través de terapias recreativas que involucren actividades físicas y sensoriales, las cuales son un gran complemento para la mejoría e independencia de los niños.

Recomendamos realizar actividades de patrón cruzado, como el arrastre y el gateo acompañado con una alimentación balanceada libre de gluten y caseína, esto es fundamental para tratar el trastorno.

Hay una gran variedad de terapias para el tratamiento del autismo, pero la mejor opción dependerá de los objetivos que se deseen lograr y del estado físico y psicológico del niño(a).

Algunos tratamientos adicionales son:

Hidroterapia.

La terapia acuática es un método muy eficaz, ya que le permite al niño(a) realizar diferentes ejercicios con menos impacto, debido a la resistencia natural del agua.

Beneficios:

  • Mejora la fuerza muscular
  • Disminuye la ansiedad y el estrés
  • Ayuda al equilibrio, la coordinación y la propiocepción
Equinoterapia.

Es un tratamiento físico y mental que utiliza el movimiento de los caballos como una herramienta terapeútica. Es considerada una gran terapia complementaria para los niños con autismo.

Beneficios:

  • Desarrolla el control del tono muscular
  • Mejora la conducta y fortalece los vínculos afectivos
  • Ayuda a la marcha de forma pasiva, al equilibrio y a la coordinación
Musicoterapia.

Esta terapia utiliza la música y sus elementos (sonido, ritmo, melodía y armonía) de forma controlada, con el fin de mejorar la salud física y mental de las personas.

Beneficios:

  • Logra un estado de concentración y atención de forma relajada
  • Mejora el proceso de socialización, aprendizaje y memoria
  • Desarrolla la habilidad de respuesta ante los estimulos sensoriales

En caso de que el pequeño(a) reaccione de forma negativa ante las terapias, recomendamos manejarlas como juegos entretenidos. Así podrá colaborar con una mejor actitud, se relajará y entrará en confianza.

Comentarios

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *